Cómo Cuidar tus Orquideas

Aunque no lo creas, la orquídea es una de las flores más fáciles de cultivar y cuidar. Se trata de una planta tropical bastante resistente, por lo que es ideal para tenerla en casa. Basta con darle la dosis de luz y humedad adecuadas siguiendo los tips que les escribimos a continuación.

1. Encontrar el lugar ideal para que tu orquidea este agusto y feliz.

Lo ideal es hacerlo en un lugar relativamente húmedo, con mucha luz pero sin sol directo. Las orquídeas necesitan mucha ventilación. Puedes colocarla un poco alejada de la ventana o en un sitio orientado al norte o al este. Te recomendamos que en verano la apartes de la ventana si el día es muy caluroso.
La temperatura ideal para mantener una orquídea es de entre 17°C y 23°C.

2. ¿Cómo se riega una orquídea?

No es recomendable regarla a diario, con una vez cada diez días es suficiente. Es importante dejar que la tierra se seque entre riego y riego. Una humidificación excesiva puede favorecer el crecimiento de hongos o hacer que las raíces se pudran. En el caso de las hojas, no es aconsejable mojarlas, así que utiliza un vaporizador con agua a modo de lluvia, y no mojes el corazón de las hojas. En el caso de que las mojes, sécalas inmediatamente con un paño limpio. 

3. Escucha lo que la orquidea te pide

las hojas nos dicen como esta la planta. Cuando estan sanas suelen ser más brillantes, aquellas que tornan a un color verde oscuro están pidiendo a gritos más luz y las que tienen una tonalidad rojiza significa que han sufrido de exceso de luz, llegando a aparecer manchas negras que indican que se han sido dañadas por el sol. Mientras las hojas esten sanas, la planta esta sana, y pronto volvera a florear. Es mejor no cortar los tallos, excepto si están secos, ya que florecen periódicamente. Al primer signo de deterioro, cambia tu orquídea de lugar.

Listo! ahora ya sabes como darle los cuidados necesarios a tu orquidea, espero que juntas sean muy felices!